Noticias Destacadas

La esperada gran final

licey-vs-aguilasLos fanáticos del Licey dicen que van a arrollar y tendrán su corona 23 en esta serie final del lluvioso campeonato de beisbol invernal 2017-18. Los azules lograron su cetro 22 el año pasado cuando vencieron precisamente a las Águilas en el máximo de 9 partidos, y en Santiago.

Los parciales aguiluchos tienen la firme convicción de que el equipo no fallará en esta oportunidad y conseguirán el trofeo que se le ha negado desde la última vez que se coronaron, en 2007-08. Félix Fermín era el manager, Leonel Fernández era presidente de la República y George W. Busch presidente de Estados Unidos.

Los expertos, especialmente periodistas imparciales que nada tienen que ver con estos dos equipos, dicen que la serie luce muy equilibrada. Unos opinan a favor de las Águilas, otros del Licey. Todos coinciden en que Licey es dueño del momento luego de haber ganado el round robin con marca de 11-7.

Las Águilas pasaron a la final con apuros, pero convincente.

La semana pasada perdieron tres juegos corridos vs. Licey, pero se recuperaron el viernes cuando derrotaron por 2-0 a los Gigantes. Quedaron con 9- 9, igual que el Escogido, y se fueron a un encuentro de desempate. Las Águilas ganaron el choque en forma aplastante 7-0 con gran pitcheo de Richelson Peña y dos jonrones de Danny Santana.

Licey, con 22 títulos y las Águilas con 20 dominan la conquista de coronas en Lidom. El Escogido suma 16 para el tercer lugar, Toros y Estrellas 2 solamente, y los Gigantes han ganado 1.

La final estaba pautada a 9 juegos, pero debido a las tantas lluvias (y el fuego del Palco de Prensa del Quisqueya) se decidió acortarla a un 7-4.

Los managers de ambos conjuntos iniciaron desde el principio, y aunque pasaron por malos momentos sus jefes los mantuvieron en sus puestos.

El boricua Lino Rivera debutó con las Águilas luego de haber sido manager del Licey hace dos años. El colombiano Luis Urueta lo hizo con Licey, equipo del cual era coach de la banca.

Se da por descontado que el público llenará el parque Quisqueya, que acoge un poco más de 13 mil fanáticos, e igualmente en el Cibao con capacidad para unos 18 mil.

La voz de playball volverá a escucharse bien duro esta noche para el primer partido, en una competencia deportiva que todos esperan sea bien reñida entre los más poderosos equipos de la liga dominicana en los últimos 30 años.

Fuente: Héctor j. Cruz

Comments

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*